Abogados Litigantes Especialistas

Todos los Abogados de la Firma dominan el arte de la litigación. Sea litigación escrita u oral, Arcó Abogados se destaca por tener siempre una estrategia para el caso, sea que se asesore al demandante o al demandado. El arte de un buen litigante no se limita a discusiones de fondo; un buen litigante sabe que existen muchas otras maneras de tener éxito en un caso. Por ejemplo, por cuestiones formales básica, tales como siempre revisar si la contraparte tiene o no mandato o facultades para demandar. 

Sabemos que Chile ha vivido un cambio a través de la Ley de Tramitación Electrónica, Ley 20.886, ya implementado hace algunos años; pero también ha vivido cambios por todas las últimas normas que se han dictado al efecto, como la Ley 21.394, que vino a regular muchos aspectos de la litigación después de la pandemia que azotó al mundo y en especial a nuestro país y sistema de justicia. 

En tanto Abogados Litigantes especialistas, asesoramos a los clientes Personas Naturales y Empresas en los más diversos tipos de juicios y procesos judiciales. Se destacan los juicios civiles de arrendamiento, precario, nulidad, deslindes, servidumbres, obra ruinosa, obra nueva; litigios laborales por despido injustificado, tutela laboral y accidentes del trabajo; litigios penales, en relación a delitos contra la propiedad, amenazas e injurias y calumnias; y tantos otros tipos de juicios posibles, como juicios arbitrales tal y como lo es el conocido juicio de partición. 

Profesionales a Cargo:

 

Víctor Pablo Crisóstomo

[email protected]

Tomás Polit Gajardo

[email protected]

 Preguntas Frecuentes

¿Cuáles son los principales gastos de un juicio?

Todo depende del juicio. En general, el primer gasto serán los honorarios del equipo de profesionales. Luego, mandatos, copias de escrituras, entre otros, de ser el caso; todo aquello se realiza por regla general en Notaría. Los juicios en general más caros son los juicios civiles, debido a los Receptores Judiciales y las diversas pruebas que uno debe costear, tales como la declaración de testigos y, en su caso y entre las pruebas más costosas, los peritajes.  

¿Cuánto puede demorar un juicio?

También depende del tipo de juicio de que se trate, pero por regla general ningún juicio dura menos de 6 meses desde la interposición de la acción respectiva y hasta la dictación de sentencia definitiva. La duración depende del tipo de juicio, del procedimiento, del Tribunal o Juzgado y, desde luego, de tus Abogados. 

¿Qué pasa si pierdo un juicio?

Si pierdes un juicio, por ejemplo, siempre tendrás una segunda instancia. Eso se conoce como Apelación. Sin embargo, no todos los procedimientos la contemplan. En tramitación oral, tales como Laboral y Penal, ocurre que existe el Recurso de Nulidad como principal medio de revertir la decisión del primer juez.  

¿Qué pasa si gano un juicio?

Al contrario, si ganas el juicio, la sentencia accederá a tu petitorio, y si procede además tendrás lugar a indemnización y al pago de las costas personales y procesales del juicio. Esto último reviste especial importancia, debido a que con las costas se puede recuperar lo que se pagó por Abogados y por gastos del juicio (por ejemplo, y en su caso, notificaciones). 

¿Siempre debo comparecer a través de Abogado?

Sí, por regla general. Existe leyes especiales en que en determinados casos es posible comparecer personalmente. El mejor ejemplo de aquello es en materias de Juzgados de Policía Local; sin embargo, no siempre es aconsejable, debido a la complejidad de las materias. Todo se rige por cada ley sectorial y por la ley general, que es la ley 18.120. Así, en conclusión, siempre te convendrá actuar con Abogado, salvo que sepas verdaderamente en lo que estás tramitando y actuando.  

¿Qué rol cumplen los jueces árbitros?

Aparte de la justicia ordinaria, pueden las partes o la ley – en caso forzosos – resolver que sea un Abogado quien resuelva un determinado conflicto. Ese Abogado tomará la calidad de juez árbitro, y se sujetará al tipo de procedimiento que proceda (arbitrador, mixto o de Derecho). Los árbitros suelen ser algo costosos, pero en algunos casos se pueden justificar, y bastante. Por ejemplo, en materias de construcción y societarias. Existen materias en las cuales no se puede pactar arbitraje, como ocurre en materia de Derecho de Consumo, en donde el consumidor siempre podrá demandar ante la justicia ordinaria.